Castillo de Cortegana

Castillo de Cortegana

Castillo de Cortegana

El Castillo de Cortegana es una fortaleza medieval levantada en el mismo pueblo que lleva su nombre. Se construyó como medio de defensa ante los portugueses por su proximidad a la frontera para defender al Reino de Sevilla de invasiones del país vecino. Hoy en día se ha convertido en museo y epicentro de celebración de la Feria Medieval de Cortegana.

El castillo fue  construido hacia el siglo XII aunque no es hasta 1253 cuando aparecen los primeros datos fiables. Ese año es entregado al Concejo de Sevilla por orden del Rey Alfonso X. En  1293 el Rey Sancho IV El Bravo realiza ampliaciones de las estructuras defensivas. Durante los siglos XIV y XV, queda abandonado y en el siglo XVI ante las guerras con Portugal se convierte en fortaleza permanente. Por lo tanto, no fue asentamiento feudal, sino que está más en la línea de las fortificaciones construidas en apoyo de la reconquista o para estabilizar las fronteras entre reinos peninsulares.

El terremoto de 1685 lo dañó seriamente aunque años después se llevó a cabo una gran reconstrucción. El terremoto de Lisboa vuelve a dejarlo en estado de semirruina.

El castillo de Sancho IV sigue el esquema de las fortalezas defensivas de la época, tiene una estructura laberíntica para permitir una mejor defensa y  en su interior un aljibe  que permitía la subsistencia de sus moradores en caso de asedio. Está construido sobre una pequeña loma,  dispone de cinco torres, cuatro rectangulares y una más pequeña circular. Para la defensa contaba con murallas altas con un foso alrededor para que los atacantes no pudiesen entrar en el castillo. En las murallas tiene unos pequeños huecos llamados saetera para que los soldados pudiesen disparar flechas a sus atacantes y a su vez estuviesen protegidos y  las almenas  tenían como función  proteger a los defensores.  La fortaleza está realizada en mampostería con rafas de ladrillo en las torres y en las salas interiores, según el tipo de construcción toledano. A finales del siglo XV, durante el reinado de los Reyes Católicos, se levantó la Torre del Homenaje, mientras que entre 1512 y 1516 se realizaron nuevas obras, centradas en el refuerzo de murallas para soportar los nuevos proyectiles de artillería. A esta etapa se debería el actual sector residencial protegido por cuatro imponentes torres todavía en pie.

Tras diversas obras de mejora durante el siglo pasado, el castillo puede ser visitado junto al museo que alberga en su interior. Desde allí podemos contemplar las hermosas  vistas del pueblo y del entorno natural que forma la masa forestal de dehesa del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, así como la de olivar y los frutales, dando lugar a un paisaje en el que el verde no termina. Actualmente es el castillo mejor conservado de la Sierra.

En el siglo XX, fue declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento. Además, en 1993 la Junta de Andalucía le otorgó un reconocimiento especial que se da los castillos de la Comunidad Autónoma y en 2006,  su propietario, el Ayuntamiento de Sevilla le  devuelve su gestión al de Cortegana.

En los últimos años se ha convertido en un enclave turístico. Durante el mes de agosto, se celebra dentro de éste y en toda la localidad las ya famosas Jornadas Medievales en las que doncellas y juglares recorran las calles de la localidad como hacían cinco siglos atrás. Otros eventos que también tienen lugar son las Jornadas Culturales de la Asociación ‘Amigos del Castillo’y  el Festival de Música independiente ‘Jamonpop’.

Más información:

C/ Castillo, s/n. Cortegana
Horario : 11:00 – 14:00 y 16:00 – 18:00 (cerrado los lunes)
Teléfono : 627 695 801

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

*